DESTRUCCIÓN DE NACIONES

 

Tomo 1 Amazon 

Dado que la “construcción” de naciones empieza siempre con la destrucción de la nación original, y que la etapa de la reconstrucción ya no se realiza, hoy por hoy, ese proceso se limita a la DESTRUCCIÓN DE NACIONES. Esa destrucción se hace con la intervención militar, como en el caso de Iraq, o sin ella, como en gran parte del planeta.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos desplegó agresivamente este segundo tipo de intervencionismo, utilizando la asistencia técnica y económica como caballo de Troya. Este modelo de intervencionismo encubierto es ahora de aplicación global, pero fue desarrollado a partir de un caso experimental: Bolivia fue el país elegido como conejillo de indias, y las crónicas de los experimentos allí realizados contienen valiosa información sobre la naturaleza de ese modelo, sus extraordinarios mecanismos de operación, la forma en que logra su impunidad, y sobre todo, sobre su talón de Aquiles.

DESTRUCCIÓN DE NACIONES es la crónica de esa larga operación encubierta, reconstruida con los documentos desclasificados del Departamento de Estado de los Estados Unidos, muchos de los cuales fueron originalmente secretos y permanecieron así por mucho tiempo. Para el periodo del siglo XXI se utilizaron los documentos del Departamento de Estado que fueron filtrados y que forman parte de los archivos de WikiLeaks.

Juan Carlos Zambrana Marchetti es escritor, columnista y analista político. Vivió en Bolivia la primera mitad de su vida, pero radica en Estados Unidos por más de 25 años, lo cual le da una perspectiva amplia de ambas realidades y sus respectivas dinámicas del poder. Es también autor de Secretos de Estado, ha publicado más de medio centenar de artículos y ha sido invitado como analista político en cadenas televisivas internacionales como TeleSur, Russia Today y Al Jazeera.

©Juan Carlos Zambrana M.

Adelantos de libre publicación:

Los siguientes fragmentos pueden ser distribuidos o copiados, en todo o en parte, como referencia (para uso de escritores, periodistas, estudiantes  y blogueros), manteniendo la integridad de la parte utilizada, e incluyendo siempre la información bibliográfica que se adjunta.

Tomo1 (1930-1959)

 

1: Las palabras “Bolivia” y “Bolivianos” no describen al “indio”.

Llama la atención en el informe que, después de 19 páginas describiendo a los bolivianos como ilusos, flojos e incapaces de decidir sus propios destinos, la Embajada insertó una nota aclaratoria con respecto a lo que debía entenderse como “boliviano”:

“Bolivia” y “bolivianos” son usados aquí describiendo a la clase educada y dominante de gente, y no se refiere al indio trabajador u otro trabajador manual, ineficiente y de baja productividad como sus trabajos puedan ser.22

Entonces, la fe ciega, la flojera y la dependencia, eran problemas del ciudadano boliviano blanco y criollo que manejaba el país y no así del indígena, que estaba excluido de la bolivianidad. La observación de la Embajada reflejaba no sólo la realidad boliviana, sino también la experiencia estadounidense, ya que en Estados Unidos los indígenas y los esclavos habían corrido la misma suerte de no ser contados como ciudadanos.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p. 26

2: El gobierno de Bolivia que entregó el país a Estados Unidos, como conejillo de indias para sus experimentos de dominación. 

Lo que la Embajada describe como “desobediencia civil” era en realidad el clamor del pueblo boliviano, en especial de los sectores más empobrecidos de la sociedad, exigiendo reformas al modelo feudal de explotación en el que sobrevivían. Las manifestaciones se hacían principalmente en torno al liderazgo político del MNR. En cuanto a las “medidas preventivas” mencionadas por el informe de la Embajada, eran las brutales medidas represivas que incluían arrestos extrajudiciales, confinamientos y destierros de los líderes de oposición. Aunque haciendo uso del proverbial eufemismo de la diplomacia estadounidense, con el cual se dice en forma encubierta algo que dicho en forma clara sería duro o malsonante, el informe incluye algunas pautas de la naturaleza represiva y servil (a los intereses del saqueo) que tenía el gobierno de Urriolagoitia.

El uso de la palabra “democrático” a lo largo de este informe, en referencia al presente gobierno de Bolivia, debe ser entendido en su sentido  limitado, que distingue al tipo de gobierno que combate a la dictadura, a regímenes comunistas,  etcétera, en vez del que abraza todos los conceptos generalmente aceptados en el significado del adjetivo “democrático”. Puede, de otra manera ser descrito como una liberal oligarquía constitucional. Una condición debe ser añadida, que el gobierno ha mandado durante la mayor parte de su periodo mediante estado de sitio y con frecuentes violaciones del Estado de derecho.21

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1,  p.23, 24

3: Bolivia es una paradoja del siglo XX: (“Imbecilidad” del indio)

El MNR no estaba, en absoluto, en los planes de Estados Unidos. Continúa el embajador Florman:

Bolivia es una paradoja del siglo XX. Los indios trabajadores que son de origen americano son esclavizados por aventureros oportunistas que no tienen ningún interés espiritual en Bolivia, en absoluto. Estos explotadores tienen un plan bien concebido para mantener a los indios analfabetos, humillados y básicos. Este sistema fue introducido en el hemisferio occidental como motor de conquista por los portugueses y los españoles para el establecimiento de un poder monárquico. Ellos lo extendieron por toda América del Sur, Central y parte de América del Norte, la mayoría de los cuales se ha liberado. Sus frutos ilegítimos se ven en la pobreza, imbecilidad e injusticia que ahora están presentes en los nativos de Bolivia.

A simple vista, daría la impresión de que Florman esboza una tenue defensa del indígena boliviano, justificando su “imbecilidad” con el abuso y postergación al que era sometido por la clase dominante de los aventureros explotadores. Otra vez, el discurso de Florman hacía enormes abstracciones de la realidad, para poder enviar a Washington el pedido de ayuda a Bolivia en el lenguaje mesiánico que le convenía; en defensa del indígena. Las abstracciones que hizo Florman son las siguientes. En realidad Estados Unidos había participado en la explotación criminal del indígena boliviano al haber reducido los precios del estaño durante la Segunda Guerra Mundial, siendo que el gobierno estadounidense también era comprador a través de la Metal Reserve. En segundo lugar, Estados Unidos instauraba y seguiría instaurando en Bolivia los gobiernos títeres a los cuales les pedía mano dura para controlar al indígena antiimperialista.

En cuanto a la supuesta imbecilidad del indígena boliviano, Florman vuelve a engañar porque hay una diferencia enorme entre la discapacidad mental que impide el raciocinio y la simple carencia de educación, por no tener acceso a ella.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.28

4: La ley divina de la igualdad

Se puede asegurar que Florman lo sabía porque Enrique Sánchez de Lozada le había advertido a Nelson Rockefeller de ese fenómeno y este último había utilizado la información para hacer ajustes en la política exterior de Estados Unidos para Latinoamérica. A fin de controlar al indígena, Truman había lanzado ya su programa Punto IV para meterse legalmente en esos países y Florman, como Embajador, estaba siguiendo paso a paso la ejecución de ese plan. Continúa la descripción de Florman:

Hay varias ciudades cosmopolitas para cegar los ojos, pero las tierras del interior son ignominiosas. Las grandes ciudades pueden prosperar y florecer por un periodo fugaz, pero ciertamente caerán en decadencia (como lo están haciendo ahora) a menos que se enmienden y comiencen a adherirse a la ley divina de la igualdad, la cual está estampada indeleble en los corazones y conciencias del hombre justo.25

Una vez más, daría la impresión que el embajador Florman, al final de su informe, encontró en su alma algo de empatía para con el indígena boliviano, si no fuese por la incuestionable realidad de que dos meses antes el Encargado de Negocios de la misma Embajada había excluido al indígena del concepto de “boliviano”. De hecho, defender al indígena apelando a la ley divina de la igualdad, resultaba hipócrita en el Embajador de un país que había usado la misma Ley Divina para adjudicarse el derecho de exterminar a sus indígenas y a enriquecerse con el trabajo de los esclavos. Resultaban palabras huecas en el representante de un gobierno que hasta ese momento no les había reconocido el derecho al voto a los sobrevivientes de los dos grupos sociales antes mencionados.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.29

5: Bolivia tiene todo lo que nosotros necesitamos

Bolivia tiene todas las riquezas codiciadas por todos los pueblos. Su tierra produciría casi todos los cultivos, algunos cuatro veces al año. Hay ríos con oro que corre suelto y venas enterradas de metales escasos y minerales. La potencial  riqueza per cápita de Bolivia supera a la de cualquier otra nación. Bolivia tiene un metal (estaño) que le fue negado a todos los otros países del hemisferio occidental. Ella tiene los productos que nosotros necesitamos y los que vamos a necesitar.26

(Todas las palabras o frases subrayadas o cubiertas en las citas a lo largo de este libro, figuran así en los documentos originales.)

Se confirma entonces otra de las supuestas falsas suposiciones del ciudadano boliviano. Estados Unidos necesitaba los productos de Bolivia y los necesitaría en el futuro. La verdad era que Bolivia era un país estratégico, que por muchas razones era de enorme interés para  Estados Unidos. El problema era que Washington no podía confesarlo, lo cual obligaba al Departamento de Estado a sujetarse al libreto de la ayuda humanitaria y desinteresada.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.30

6: La verdad sobre la masacre de Catavi

En la última página del informe (# 584 del 11 de mayo de 1950), se confirma la veracidad de la denuncia que, nueve años antes, habían hecho los trabajadores mineros con respecto a la magnitud de la masacre de Catavi. Finalmente, los hechos quedaban registrados en un documento oficial. Fueron descritos por el embajador de Estados Unidos en La Paz, Irving Florman en los siguientes términos:

El estimado de muertos en Catavi y el horripilante método mecanizado con tractores aplanadores como mandíbulas de la muerte para enterrar los cadáveres en fosas comunes, me fueron informados por los militares que estuvieron presentes en la escena del crimen. Fueron contados más de 400 (cuatrocientos) heridos mortalmente, que fueron derribados en posición reclinada por el rociado continuo de las descargas de armas automáticas.28

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.31

7: El Centro Boliviano Americano (CBA) es una operación encubierta del gobierno de Estados Unidos

Sucedió que el día 23 de agosto de ese mismo año, un grupo de aproximadamente 300 estudiantes universitarios protestó frente a la Embajada profiriendo insultos y amenazas. Minutos después, cuatro de los líderes de este grupo ingresaron al Centro Boliviano Americano y educadamente solicitaron que las clases de inglés fueran suspendidas y que dejaran salir a los estudiantes de inmediato. Si la demanda no era atendida o el Centro llamaba a la policía, los estudiantes de la protesta apedrearían el edificio. El Centro pidió instrucciones a la Embajada y se tomó la decisión de cerrar sus puertas los días 23 y 24 de agosto, y asimismo el 7 de septiembre. El Departamento de Estado en Washington reaccionó con una instrucción a su Embajada en La Paz, explicando que estaba preocupado, tanto por la aparente sumisión del CBA frente a los estudiantes universitarios, como por la aprobación que la Embajada había dado a la misma, en lugar de haber solicitado la protección de las autoridades. La Embajada en La Paz se justificó haciendo una lista de las razones por las cuales habían cerrado las puertas del Centro, aduciendo que no existió otra opción.34

La respuesta confidencial del Departamento de Estado enviada el 9 de noviembre fue reveladora.

El propósito de la instrucción fue advertirle al Director del Centro, y quizá de paso a la Embajada, que se dejó este precedente ya establecido, que puede ser utilizado en el futuro por los grupos que deseen interferir con esta fase de las operaciones del gobierno estadounidense en Bolivia.35

No podía resultar más claro: El Centro Boliviano Americano nunca fue independiente, sino una fase de las múltiples operaciones del gobierno estadounidense en Bolivia.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.34

8: La Embajada encubre al gobierno títere que legitima su intervencionismo 

El 16 de noviembre, el gobierno decretó un nuevo estado de sitio. Lo hizo, otra vez, con el pretexto de que el MNR estaba preparando un golpe de Estado, el cual, por supuesto, no se materializó. El verdadero motivo quedó expuesto en el telegrama del día 17 de noviembre de 1950, en el cual la Embajada informó del hecho al Departamento de Estado en Washington.

El decreto sirve para distraer la atención del desbande del Congreso, el cual el público dice que no fue nada más que para evitar enfrentar cargos de la oposición por ineptitud política, económica y financiera. El decreto servirá para amordazar a la oposición durante las próximas campañas electorales.

Varios oficiales del Ejército en la recepción dijeron hoy que la única razón del decreto era política. Añadieron sonriendo que más de un complot será anunciado durante los meses siguientes, lo cual implica que esto será prácticamente imaginario.38    

Evidentemente, el año siguiente sería un año complicado para el gobierno servil de Urriolagoitia. Por un lado, era un año electoral y esto significaba que para que su Partido Unión República Socialista (PURS) pudiera retener el poder, tendría que endurecer más su represión contra los líderes del MNR. Por otro lado, se fraguaba secretamente la firma del Tratado de Cooperación Técnica Relativo al Punto IV, del presidente contrarrevolucionario Harry Truman.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.36, 37

9: Control indirecto de Estados Unidos a los países empobrecidos.    

En la última página de dicho informe, el encargado de negocios James Espy detalla sus recomendaciones finales, sugiriendo que Estados Unidos debería insistir en que Bolivia honrara sus obligaciones financieras con Estados Unidos y asumiera una actitud positiva para con ese país. Eso significaba ya dos grandes imposiciones, pero el control indirecto a través de organismos e instituciones queda expuesto en el párrafo final del informe.

Finalmente, yo insisto en que nuestro gobierno debe, ya sea a través de cooperación directa o asistencia y participación de las actividades de las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional o el Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo, poner a disposición  de Bolivia nuestro mejor asesoramiento y consejería en finanzas, economía y otros asuntos. Dicho asesoramiento y consejo puede no alcanzar su objetivo final pero yo siento que puede ayudar para mostrar el camino a este país para las medidas que tiene que adoptar, por restrictivo y desagradable que esto pueda ser, para enderezar sus propios asuntos.41

Queda claro entonces, que los Estados Unidos intervienen a través de organismos internacionales, que tienen conocimiento de lo restrictivo y desagradable que esto es para el país intervenido y que no le importa molestar, sino imponer su voluntad.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.38

10: El embajador Florman le recuerda al Departamento de Estado la importancia de Bolivia.   

Los Estados Unidos y el pueblo estadounidense tienen un sustancial emprendimiento en Bolivia y yo fui enviado aquí por el presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman, para proteger ese emprendimiento.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.65

11: Estados Unidos nombraba hasta a los diplomáticos bolivianos en Washington

En el informe del 3 de julio de 1952 hay un dato revelador que ilustra el enorme grado de control que tenía Estados Unidos, también sobre las decisiones políticas y diplomáticas bolivianas.

El embajador designado para los Estados Unidos, Víctor Andrade, le dijo hoy al agregado de la Fuerza Aérea (de la Embajada de Estados Unidos en La Paz) que le gustaría recibir ayuda del personal militar estadounidense en el Pentágono, indicando que el actual agregado militar designado, General Antonio Seleme Várgas, no era particularmente aceptable o popular con ellos. Él prefería ver a Seleme afuera en unos meses, en favor de su cuñado Coronel Julio Prado Montaño, actualmente jefe del distrito militar #1 en La Paz. De paso, el Coronel Prado sería un valioso aporte para su Embajada en Washington).44

Entiéndase bien, el recientemente nombrado embajador boliviano en Estados Unidos, antes de partir de La Paz estaba ya complotando con el Departamento de Estado para sacar de la Embajada de Bolivia en Washington al comandante militar que durante la revolución se había puesto del lado del pueblo. Cuánta sería la confianza de Andrade en las relaciones que tenía en Washington, que se atrevió a pedir directamente al Pentágono que pidiera a su cuñado como agregado militar del gobierno de Víctor Paz para la Embajada de Bolivia en Washington. Eso demuestra con claridad meridiana el alto grado de intervencionismo que ejercía Estados Unidos en Bolivia.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.101 y 102

12: Radio Illimani como instrumento de Estados Unidos.

El director radial de USIS cree que los cambios recientes en la Dirección de Radio Illimani van a durar por algún tiempo. El nuevo director, Sr. Carlos Montaño Daza, manejó la radio bajo el anterior gobierno. Fue exiliado por el MNR, pero aparentemente ahora es aceptable para el actual gobierno y es uno de los directores de radio más capaces en Bolivia.73  

El informe comenta en el párrafo siguiente que la Radio Illimani, con sus nuevas y poderosas instalaciones de transmisión, estaba planeando programas de radio en español y en inglés para Estados Unidos y Europa.  El comentario sobre esa noticia fue el siguiente:

La voluntad de la radio estación para cooperar con USIS nos va a habilitar para posicionar casi todos nuestros programas en ambas lenguas.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.116 y 117

13: Bases de la nación contrarrevolucionaria

La verdad es que sería imposible percibir la magnitud del intervencionismo estadounidense en Bolivia sin incluir en el análisis el extraño fenómeno del separatismo de Santa Cruz de la Sierra, capital del Departamento de Santa Cruz, fronterizo con Brasil, donde, según los documentos desclasificados del Departamento de Estado (que se revelarán más adelante), existía en forma latente el sentimiento separatista, siempre disponible para ser exacerbado con cualquier causa circunstancial. Ese factor fue determinante para que ya desde esos tiempos Santa Cruz se haya constituido en el epicentro de la contrarrevolución en Bolivia. El informe de la Embajada de Estados Unidos en La Paz, del 19 de mayo de 1955, reportó al Departamento de Estado lo siguiente:

El memorándum sobre la situación política en Santa Cruz preparada por un empleado local del USIS indica que la insatisfacción local con el gobierno nacional en la zona de Santa Cruz se ha generalizado y que la movida hacia la formación de un partido federalista boliviano con tendencias regionales está recibiendo apoyo de los líderes políticos de Santa Cruz, muchos de los cuales se han identificado hasta ahora con el MNR.3

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.139 y 140

13: Estados Unidos crea el conflicto entre Santa Cruz y Bolivia por las regalías petroleras

El mismo informe desnuda un secreto a voces con respecto a quién obedecían los expertos estadounidenses que estaban redactando el Código del Petróleo Boliviano. Oficialmente se había dicho que fueron contratados por las Naciones Unidas (en capítulos anteriores de este libro ya se estableció que la ONU funcionaba como parapeto de Estados Unidos y en este informe del 20 de mayo de 1955, la Embajada lo aclara en forma definitiva). Bajo el título de avance en el Código del Petróleo, establece:

Los expertos legales estadounidenses contratados por la Administración de Operaciones Extranjeras de Estados Unidos para asesorar al gobierno de Bolivia en la preparación de una nueva ley básica del petróleo, informan que el proyecto completo de la propuesta ley se ha terminado y se ha iniciado el trabajo en los reglamentos correspondientes.      

Entonces, si el abogado Wortham Davenport fue pagado por Estados Unidos para redactar esa ley boliviana, es obvio que hizo su trabajo para satisfacer a Estados Unidos y que llegó de Nueva York con su proyecto ya cocinado.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.143

14: Washington gobierna en Bolivia mediante el “Consejo de Estabilización”

 El Director Ejecutivo del Consejo sería el miembro superior de la misión Fiscal de Estados Unidos y serviría como consejero al presidente. También tendría la responsabilidad de acelerar en general el trabajo del Consejo, preparar programas proporcionando (con la ayuda de las agencias constituyentes) dichos estudios como sea factible y actuando como jefe de una pequeña Secretaría cuyo personal sería proporcionado por el gobierno boliviano.

En este párrafo se cerró la trampa que se había abierto en el artículo primero, porque, en realidad,  el director ejecutivo de la misión fiscal estadounidense era quien mandaba en la oficina del Consejo “boliviano” de Estabilización, mientras que el presidente del mismo, de nacionalidad boliviana, ocupaba un puesto honorario.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.149 y 150

15: Estados Unidos le quita a Santa Cruz su regalía petrolera del 11%

Pero lo peor de todo es que con respecto a la participación boliviana en los hidrocarburos extraídos de su territorio, el artículo 104 establece:

Corresponderá al Estado una participación o regalía del once por ciento del petróleo crudo, gas natural, asfalto natural y demás substancias extraídas y aprovechadas por el concesionario. Dicha participación será medida en el campo de producción.23

Lo primero que había hecho Wortham Davenport antes de redactar ese código fue estudiar las leyes bolivianas vigentes. Por lo tanto, sabía que el Decreto Ley de 1938 otorgaba el once por ciento de la producción a los departamentos productores y que, consecuentemente, significaba un mínimo de tributación de las transnacionales extranjeras a Bolivia. Obviamente tendría que haber contemplado un porcentaje mayor para cumplir tanto con el Estado boliviano como con los departamentos productores. Incomprensiblemente, Davenport decidió respetar la ley de la regalía del 11%, pero como única retribución al Estado boliviano, quitándole así sus regalías a Santa Cruz, atropello que, por el momento, había quedado encubierto.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.153

16: El New York Times se burla de la revolución boliviana

El Sr. Morrow, del TIMES, subió un poco los ánimos al tratar de ponerles presión a algunos indios, cuyo conocimiento del español y de sus ideologías no eran ni cercanamente tan buenos como los del Sr. Morrow. Les preguntó específicamente qué querían decir con “nacionalismo” y por qué estaban parados afuera en una noche helada. Las respuestas fueron vagas principalmente por dos razones: a) los indios no entendieron lo que Morrow estaba preguntando y b) nadie les había dicho cual tendría que ser la respuesta.

Es obvio que el reportero se estaba burlando del “nacionalismo” de los indígenas bolivianos. Él sabía perfectamente que el gobierno de Siles era todo lo contrario de nacionalista porque, aunque su partido se llamaba Movimiento Nacionalista revolucionario, había entregado el control absoluto de la soberanía nacional.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.171

17: Estados Unidos y el MNR cogobiernan en Bolivia

El sufragio del 17 de junio de 1956 fue histórico, pero no sólo por incluir al indígena que antes estuvo marginado, sino también por sus inusuales resultados. El MNR acaparó la representatividad política de todo el territorio nacional, obteniendo una supremacía parlamentaria que técnicamente le hubiese permitido sancionar todo lo que quisiera si no fuera porque sus proyectos de ley eran los de Estados Unidos, su socio en el poder. Sin embargo, desde el punto de vista estadístico, el MNR había logrado algo extraordinario. Obtuvo el 82% de los votos, acaparando todos los escaños en la Cámara de Senadores y 63 de un total de 68 en la Cámara de Diputados, lo cual representaba el 94% del poder parlamentario. Los cinco escaños restantes en la Cámara de Diputados los había obtenido el partido de derecha Falange Socialista Boliviana (FSB). Tan importante fue esa elección (la primera desde la fundación del país en la que se haya aplicado el voto universal) que la Embajada de Estados Unidos envió a Washington un informe de 15 páginas en el cual se analizó no sólo la relevancia que tenía ese Congreso, sino también los problemas que generaría por su orientación política. Se incluyó además un anexo con los datos de todos y cada uno de los congresistas incluyendo sus ideologías políticas y sus lealtades.4 De ese informe emerge no sólo la visión que Estados Unidos fuera a tener respecto de la democracia en Bolivia, sino también la hoja de ruta que adoptaría para no perder el control.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES, p.172 y 173

18: Estados Unidos controla a las Fuerzas Armadas Bolivianas.

Mientras este acuerdo se halle en vigencia, el gobierno de la República de Bolivia no empleará ni aceptará los servicios de personal de cualquiera otro gobierno extranjero ni de ningún individuo que no sea ciudadano de la República de Bolivia, para trabajos de ninguna naturaleza en relación con las Fuerzas Armadas de Bolivia, excepto por previo acuerdo mutuo entre los gobiernos de Estados Unidos de América y la República de Bolivia.7   

Este artículo le impediría a Bolivia relacionarse con sus cinco países vecinos en materia de seguridad y cooperación militar, dejando en manos de Estados Unidos el derecho exclusivo de patrocinar a las Fuerzas Armadas Bolivianas. La historia luego demostraría que lo mismo hizo con los otros países, llegando a controlar militarmente a la región.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.177

19: La escalada de violencia hacia la revolución de 1958

En un memorándum del 31 de octubre de 1957, preparado por expertos en asuntos bolivianos del Departamento de Estado, se le informó al subsecretario de Estado para asuntos interamericanos, Roy R. Rubottom, sobre la situación en Santa Cruz, que había obligado al presidente Siles a renovar el estado de sitio.1

Antecedentes:

Antes de la imposición del estado de sitio hubo informes de que el gobierno estaba contemplando esa medida debido a sus preocupaciones sobre lo que cree es una propaganda de inspiración brasileña instando a la separación de Santa Cruz de Bolivia y su unión con Brasil.

Aunque tenemos poca información para apoyar la afirmación de que una seria conspiración separatista realmente exista, cualquier persona que quiera agitar tal movimiento encontraría un latente sentimiento separatista en Santa Cruz, con el cual jugar.

Aislados por la ausencia casi total de comunicación con el altiplano antes de la culminación de la carretera Cochabamba-Santa Cruz, los cruceños tendieron a sentirse fuera del día a día en la política boliviana y en los últimos años han expresado resentimiento porque sentían que sus intereses estaban siendo ignorados por el gobierno central.

También ha habido algunos sentimientos de separación racial, en cuanto a que el grado de sangre india en la población de Santa Cruz es muy poca en comparación con la gente del altiplano.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.205

20: Muerte de Jorge Roca frente a la plaza principal

El Comité, después de haber celebrado su cabildo abierto el miércoles, había declarado el jueves una jornada de huelga general. Temprano en la mañana del jueves, Radio Grigotá, una de las emisoras locales, había transmitido lo que pretendía ser un mensaje del alcalde, instruyendo enérgicamente a la empresa privada a abrir sus establecimientos como de costumbre. Una multitud de estudiantes, comerciantes y numerosos miembros y simpatizantes del Comité entraron a la Alcaldía Municipal, ubicada frente a la acera oeste de la Plaza principal 24 de Septiembre (hoy Casa de la Cultura), para protestar por esa instrucción. Indica el informe que en la Alcaldía se acuartelaban unos 18 agentes de la Policía Política del MNR, un grupo localmente impopular considerado como “chicos malos”, cuyo líder era un “gamberro” llamado Adhemar Menacho. Mientras la multitud estaba expresando la protesta entrando y saliendo de la Alcaldía, un miembro de la Policía Política, de apellido Pérez, abrió fuego con una ametralladora, matando a un joven llamado Jorge Roca, de cerca de 22 años de edad, con esposa e hijo. El presidente de la Unión Juvenil Cruceñista, Carlos Valverde Barbery, reconoció varias décadas después, en una entrevista televisiva con su hijo Carlos Valverde Bravo, que el enfrentamiento con los agentes del Control Político se produjo cuando ambos grupos trataban de salir de la alcaldía. Dijo Valverde que él le agarró el rifle a uno de los agentes; que intentó quitárselo, y que mientras sucedía ese forcejeo se hizo el disparo que mató a Jorge Roca. No queda claro en la entrevista si el disparo salió del rifle que estaba siendo forcejeado, o si salió del rifle de otro agente. En todo caso, lo que es indiscutible es que ese forcejeo fue la acción que provocó la reacción del disparo letal contra Roca, lo que implica directamente a Valverde en el hecho.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.209

21: La oligarquía cruceña explica su “excepcionalismo” en relación al colla. 

La cena se realizó a partir de las 8:30 de ese mismo día viernes primero de noviembre y el relato que hace el consejero Coerr es interesante. Según él, escuchó de 8 a 10 discursos muy favorables y sinceros de empleados bolivianos que expresaron su gran respeto por los esposos Riddell, quienes obviamente se habían ganado una cantidad inusual de agrado y respeto durante sus dos años en Santa Cruz. Lo que pasa al nivel de revelador es el relato que hizo sobre sus conversaciones con tres cruceños que expresaron claramente el sentir de la élite citadina con respecto al colla. Relata Coerr que, durante y antes de la cena, habló con un señor de apellido Antelo, con Miguel Velasco y con otro señor de apellido Banzer. Aunque no recordaba el primer nombre de dos de ellos sí menciona que los dos primeros eran prósperos agricultores, muy seguros de sí mismos, cada uno presidente de una asociación diferente de agricultores y que el Sr. Banzer era oficial en un banco local.

Los tres se esforzaron mucho para describirme el profundo desprecio que sienten los cruceños por los “collas”, el nombre con el que se refieren a los indios del altiplano boliviano.6

Luego, Wymberley Coerr explicó que la aversión de los cambas (de tierras bajas) por los collas era proverbial en Bolivia y que esa diatriba racial se centró en lo que los cruceños, predominantemente españoles, harían si el gobierno fuera a enviar tropas indígenas a Santa Cruz.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.216 y 217

22: La clase alta cruceña abuchea al presidente Siles, e insulta a una diputada nacional  

Informa Coerr que a la derecha del presidente estaba el Dr. Melchor Pinto. Repartidos a lo largo del balcón del segundo piso del edificio de gobierno, desde donde hablaba, había un considerable número de funcionarios visitantes y líderes locales. Entre ellos estaban también el nuncio y algunos padres Maryknoll. A unos metros a la izquierda del presidente estaban dos jóvenes cruceños muy activos quienes le fueron identificados a Coerr por Alberto Terceros como Momoi Gutiérrez (estudiante de derecho en la Universidad de Cochabamba) y Carlos Valverde, estudiante de farmacia en La Paz, que con gestos frecuentes apagaron con eficacia algunos de los aplausos que el presidente de otro modo pudo haber recibido y que más tarde actuaron como animadores para el doctor Pinto.9

Los dos jóvenes antes mencionados eran miembros de la Unión Juvenil Cruceñista, institución que se había fundado en la universidad apenas un mes antes (el 7 de octubre de 1957) para funcionar como brazo armado del Comité Cívico pro Santa Cruz. Carlos Valverde Barbery fue el presidente fundador, y resulta sorprendente que, promoviendo abiertamente el desacato a la autoridad nacional, hubiese estado tan cerca del presidente de la república, controlando la reacción del público y tornándola en hostil para las autoridades nacionales. Antes de morir, Carlos Valverde Barbery reconoció en la mencionada entrevista con su hijo Carlos Valverde Bravo, que él había sido quien controló las reacciones del público aquella tarde, añadiendo que un edecán del presidente le había cuestionado que él estuviera ahí “dirigiendo su orquesta”, a lo que Valverde habría contestado: “Si ustedes la dirigen, ¿por qué no la voy a dirigir yo?”. Reconoció además que, de hecho, todo había sido preparado con anterioridad, ya que él había dado instrucciones a su gente en la multitud para que no se aplaudiera hasta que él lo hiciera desde el balcón, en señal de aprobación.

Describe Coerr que más cerca del presidente había una notable mujer de mediana edad, vestida de negro, que parecía sostener una confrontación personal y en ocasiones vulgar con las cruceñas en la calle debajo de ella. Con bastante frecuencia las declaraciones del presidente fueron seguidas por fuertes silbidos, un fuerte indicio de desaprobación.

Un joven boliviano, empleado de ICA, me dijo que este silbido era dirigido principalmente a la dama de negro, Señora Bella Carrillo de Menacho, una diputada suplente por Santa Cruz, pero el presidente no tenía forma de saber esto mientras hablaba.10

Es importante tomar en cuenta que dos días entes, el 31 de octubre de 1957, se había fundado la Unión Cruceñista Femenina, para completar el tridente de organizaciones cívicas, representativas de la “cruceñidad”, que convocaban a los diferentes sectores de la población citadina. Por todo el clasismo y racismo de la élite cruceña que ha sido expuesto hasta este punto, es fácil deducir que las mujeres que abuchearon al presidente, siguiendo la batuta del presidente de la Unión Juvenil Cruceñista, y que también abuchearon a la honorable diputada por Santa Cruz (quien a pesar de ser cruceña no fue descrita como tal), eran las “cruceñas” de la flamante organización cívica, abucheando al unísono con las otras damas que habían acudido a su convocatoria. La confrontación era previsible porque aunque la honorable diputada nacional hubiera nacido en Santa Cruz, no era considerada “cruceña” de acuerdo a los cánones de la élite, sino más bien “indeseable” o “igualada” (ese era otro apelativo que se utilizaba para describir a una persona de “clase baja”, que se atrevía a meterse en los círculos sociales de poder que estaban reservados para el blanco). Quizá la señora Bella Carrillo reaccionó ante la silbatina al presidente de la república haciendo un signo de silencio para callar a las damas cívicas y eso desató la consabida avalancha de insultos clasistas del “cruceño” contra el “camba”, desatando la confrontación personal descrita por el consejero de la Embajada de Estados Unidos.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.220y 221

23: Campesinos: el elemento menos deseable de la sociedad cruceña  

El viernes 29 de noviembre de 1957 el Dr. Luis Sandoval Morón, jefe del Comando Departamental del MNR en Santa Cruz y delegado boliviano a la más reciente Asamblea General de las Naciones Unidas, arribó a Santa Cruz. Fue recibido en el aeropuerto por cien a ciento cincuenta campesinos, quienes eran descritos como “el elemento menos deseable”. Lo cargaron en sus hombros y lo pasearon por el pueblo. El señor Morón dejó entender que tenía “carta blanca” del presidente para hacer los cambios que viera necesarios. Invitó a todos los campesinos a mirar cómo sacaba a la calle al Alcalde.30  

Las palabras campesino y Alcalde están subrayadas porque así aparecen en el documento original, lo cual demuestra la importancia que el autor del informe le dio a esos dos elementos en la nebulosa ecuación del conflicto. El Comité Cívico se empeñó en registrar su confrontación con el gobierno del MNR como una confrontación regional, entre los collas del altiplano boliviano y los cambas de Santa Cruz, por el odio de los primeros, quienes se empeñaban en agredir al pueblo cruceño. Los documentos, por el contrario, muestran que el meollo del conflicto era de orden político para ambos bandos, pero además tenía un poderoso componente racial para la élite cruceña, a lo que se le puede añadir, sin temor a equivocarse, un incuestionable interés económico en monopolizar la administración de la fortuna que significarían las regalías petroleras.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.243

23: La prensa exacerba los odios raciales.  

En la página 2 del informe 529 se incluye el dato revelador de que una persona reportó que, después de que las campanas de la iglesia repicaran por media hora, esta persona se dio cuenta de que algo fuera de lo común estaba pasando, encendió la radio, y por las siguientes dos horas notó que el locutor estuvo instando a la gente a ir a la plaza: Él estaba muy emocional, alterado y, sin duda alguna, hizo mucho para exacerbar los sentimientos de los que lo estaban escuchando.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.246

24: Estados Unidos identifica al “civismo” cruceño como una nueva maquinaria política.

Todo esto puede ser el comienzo de la evolución de una nueva maquinaria política. Si no es eso, parece que un nuevo liderazgo político puede establecerse en el área de Santa Cruz. Ciertamente, la mayoría de los cruceños estaban unidos en el asunto del petróleo hace un mes y rechazaron el liderazgo de Edil Sandoval Morón en ese asunto. Ahora parece que Luis Sandoval Morón ha sido rechazado.

Yo le pregunté a mucha gente por qué Luis Sandoval Morón regresó a Santa Cruz. La mayoría cree que los (hermanos) Morón estaban dolidos porque el asunto de las regalías petroleras no fue canalizado a través de ellos y por consiguiente estaban preocupados de que sus liderazgos estuviesen en peligro. Luis Sandoval Morón, por lo tanto, fue mandado de nuevo a Santa Cruz, a revolver las cosas un poco y a reafirmar su liderazgo. Si eso es cierto, entonces él calculó mal el tiempo, porque aparentemente un gran grupo de cruceños no estaban dispuestos a tolerar el tipo de liderazgo que los hermanos Morón supuestamente usaron en el pasado para tomar control.33

Así, al final del informe Ritter aporta una visión clara sobre la naturaleza política del conflicto, en la cual el asunto de las regalías había sido simplemente una más de las razones ocasionales para unir a los cruceños en torno al pretendido nuevo liderazgo del Comité pro Santa Cruz. Liderazgo que según Ritter, podría convertirse en una maquinaria política.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.248

25: Estados Unidos proveía armas para el MNR, y sabía sobre los planes de enviar milicias de Ucureña para reprimir en Santa Cruz.

El último informe del año fue el del 31 de diciembre de 1957, en el cual la Embajada envía al Departamento de Estado el testimonio del señor Harold Lynn (coordinador para Santa Cruz de USOM y también director del Servicio Agrícola Interamericano en Santa Cruz) sobre los eventos ocurridos en esa ciudad del 5 al 7 de ese mes.34  El informe de Lynn es coincidente con los anteriores, pero aporta algunos datos adicionales.

Un evento me preocupa considerablemente con respecto a la relación del gobierno de Bolivia con el gobierno de Estados Unidos. Se me informó que el Sr. Morón y sus lugartenientes tomaron un camión y un tráiler de propiedad del Interamerican Geodetic Sorvey, que tenía la insignia del Ejército de los Estados Unidos, y los usaron para transportar gente y equipos a la casa del Sr. Asbún, que les serviría de Cuartel general.

Este dato en conexión con aquel de que había llegado un avión lleno de armas para Sandoval Morón, apoyaría la teoría de que los “equipos” que se transportaron pudieron ser las ya mencionadas armas. Tendría sentido que se usara un camión y un tráiler del ejército de Estados Unidos para proteger las armas recientemente donadas por el gobierno de ese país. El informe continua con un dato mucho más revelador y significativo.

La otra cosa que me preocupa es el rumor que está circulando en Santa Cruz, en sentido de que el gobierno planeaba enviar algunos indios de Ucureña a Santa Cruz, para enseñarles una lección a los cruceños. El lunes estuvo llegando gente de Montero y Warnes para reforzar a los civiles de Santa Cruz. Podría aclarar el aire considerablemente, si el gobierno pudiera dar alguna seguridad a Santa Cruz de que eso no se hará.35

Esa información fue enviada al Departamento de Estado en Washington el 31 de diciembre de 1957, 4 meses y medio antes del golpe de Estado del 14 de mayo de 1958, que causó la represión de los indígenas de Ucureña en Santa Cruz. Curiosamente, Washington nada hizo para exigirle esas garantías al gobierno de Siles, a pesar de la enorme influencia que tenía sobre él.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES, p.248 y 249

26: La revolución de 1958 en su contexto histórico

El 14 de mayo, aproximadamente a la 1:00 p.m., un grupo, aparentemente compuesto por militantes de Falange Socialista Boliviana (FSB) y del Partido Comunista (PCB), dirigidos por Mario Gutiérrez y Carlos Valverde, inmediatamente tomó control de la estación de policía y del aeropuerto.

Mario Gutiérrez era el subjefe nacional de FSB y Carlos Valverde el presidente fundador de la Unión Juvenil Cruceñista. Esa acción en Santa Cruz se ejecutó bajo el entendido que el movimiento subversivo se realizaría a la misma hora a nivel nacional, lo cual no llegó a materializarse, triunfando sólo en Santa Cruz. Después de haber tomado control de la ciudad por algunas horas, al atardecer, los jóvenes golpistas se dieron cuenta del fracaso a nivel nacional y esa misma noche decidieron escapar de la ciudad para evitar la represión que sin duda alguna desataría el gobierno. En la carta de introducción del informe de Wasson, el primer secretario de la Embajada, el señor Robert A. Conrads, describe algunos aspectos de esa masiva fuga, en la cual se vio involucrado Estados Unidos.

Él (Conrads) describe la toma de vehículos de Punto IV por parte de los golpistas que intentaban escapar de Santa Cruz antes del arribo de las tropas y las dificultades para localizar y retornar esos vehículos. Un problema relacionado a eso, mencionado por el Sr. Wasson es la acusación del senador Rubén Julio, representante especial del presidente, de que los empleados bolivianos de Punto IV cooperaron con los rebeldes al tener vehículos listos para su uso.27

(…)En La Paz, entre tanto, lo que sucedió el día 14 de mayo de 1958 fue simplemente lo que estaba previsto que sucedería. Hizo su arribo el expresidente Víctor Paz Estenssoro y fue recibido en el aeropuerto por Juan Lechín Oquendo y miles de trabajadores simpatizantes. Desde un principio, Víctor Paz se abocó a lograr la reintegración de Lechín al liderazgo del MNR. Ambos líderes fueron vitoreados y sacados en hombros del aeropuerto. En los discursos desde el balcón del Palacio de Gobierno, tanto el presidente Siles como Víctor Paz, anunciaron que Santa Cruz estaba en manos de FSB y el país en agonía por el alzamiento de los derechistas. El presidente Siles hizo un llamado al pueblo revolucionario de Bolivia a unirse para combatir a los derechistas y dijo que la reacción sería destruida para siempre

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.267 y 268

27: Los asesinatos de Terebinto  

Por otro lado, los cruceños, habiendo sido “trabajados” psicológicamente contra el “colla” por tanto tiempo, le tenían una profunda aversión que combinaba elementos de desprecio, asco, clasismo y por supuesto un odio racial antes mencionado. El presidente Siles y la gente de la Embajada de Estados Unidos lo sabían perfectamente, lo cual demuestra que la confrontación no sólo fue previsible sino que además se había previsto que sucediera.

Tan clara era la consecuencia de provocar la confrontación entre “cambas y collas”, que parecía inconcebible que un gobierno manejado por Estados Unidos pudiera haber ordenado una acción tan errónea, tan perjudicial, tan ilógica y sin beneficio alguno. Pero analizado en retrospectiva, resulta evidente que esa confrontación sirvió como punto de bifurcación para la división de Bolivia, lo cual era uno de los objetivos ocultos de largo alcance de Estados Unidos. Tan sorprendente era la inacción y el silencio cómplice de Estados Unidos, como socio del MNR en el poder, que hubo pedidos expresos al señor Drayton E. Wasson, director regional de Crédito Agrícola Supervisado, para que hiciera retirar a los milicianos.

El sábado por la noche, algunos de los ciudadanos pidieron que el obispo Brown y yo (Wasson) tratáramos de contactarnos con La Paz para hacer retirar a los indios. El obispo Brown llamó al nuncio apostólico, yo reporté la presencia de los indios el domingo.34

Nótese que mientras el obispo respondió de inmediato al angustioso pedido, transmitiéndolo al nuncio esa misma noche, el señor Wasson esperó hasta el día siguiente, sólo para informar sobre la presencia de la milicia, no para transmitir el urgente pedido de que se la retirara. Nada se hizo para retirar a las milicias hasta que días después sucedió lo que tanto se temía.

Un oficial del Punto IV en Santa Cruz reportó que un número no especificado de la milicia campesina liderados por tres oficiales tomaron por sorpresa a un grupo de 17 rebeldes de Falange Socialista Boliviana (FSB) en la población de Terebinto, cerca de Santa Cruz. Se reportó que todo el grupo rebelde fue capturado y que un número de ellos fue brutalmente asesinado. El oficial de Punto IV dijo que por lo menos cuatro cuerpos fueron vistos en estado de grave mutilación.35

Según el telegrama de la Embajada, del 21 de mayo a las 2:00 p.m., fueron cinco las personas que fueron asesinadas y mutiladas.

El gobierno está reuniendo a los presuntos rebeldes en el área de Santa Cruz. Algunas balaceras. Cinco personas se reportaron muertas ayer. Los estadounidenses están ilesos.36

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.272 y 273

28: El silencio cómplice de Estados Unidos 

Eso fue reconocido por el primer secretario de la Embajada en La Paz, Robert A. Conrads, en el final del mismo informe en que reportó las brutalidades cometidas en Santa Cruz.

Hay un intenso sentimiento de antagonismo de la gente de Santa Cruz contra los indios del altiplano y de los valles altos que lo circundan. Si este incidente ha sido reportado correctamente, es muy desafortunado que el gobierno permitiera que tropas campesinas de afuera de Santa Cruz, usen tácticas brutales con la gente de Santa Cruz, porque esto puede servir adecuadamente para agravar el problema racial, y perpetuar los odios que ya existen, haciendo más difícil la pacificación final de la zona.39

Entonces, Estados Unidos oficializó su conocimiento de la gravedad del problema el 23 de mayo de 1958, pero por mucho que se haya empeñado en esconder los documentos de los días 14, 15 y 16, existen suficientes evidencias de que conocía con mucha antelación los planes del gobierno de Siles de enviar milicias a Santa Cruz, ya que, como quedó expuesto en el capítulo anterior, en el informe del 31 de diciembre de 1957, el señor Harold Lynn (coordinador para Santa Cruz de USOM) ya había informado a través de su Embajada al Departamento de Estado sobre los rumores en sentido de que el gobierno planeaba enviar algunos indígenas de Ucureña a Santa Cruz, añadiendo: Podría aclarar el aire considerablemente, si el gobierno pudiera dar alguna seguridad a Santa Cruz, de que eso no se hará.40

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.272 y 273

28: El gobierno sabía sobre la preparación de golpe, pero lo dejó estallar sólo en Santa Cruz.  

Otra pregunta que surge es si el gobierno boliviano y, consecuentemente, el de Estados Unidos, sabían con anticipación sobre el intento de golpe de Estado. El informe del 16 de mayo indica lo siguiente:

Con multitud de gente yendo al aeropuerto y alineándose al costado de las calles para saludar al jefe del partido temprano en la tarde del 14, la Embajada se enteró por fuentes oficiales y por un telegrama de un oficial de Punto IV en Santa Cruz, que una revuelta había estallado en esa ciudad oriental de Bolivia y que la explosión de dos  cartuchos de dinamita estremeció un sector laboral de la Paz, supuestamente como señal para un alzamiento general de la derecha. Sin embargo, el gobierno supuestamente había sido advertido del intento, y con fuerzas de seguridad y milicia civil estratégicamente desplazada en la ciudad, la situación se mantuvo en completa calma en La Paz. Aunque hubo informes de incipientes alzamientos en otros centros importantes del país, fueron aparentemente aplastados antes de que empezaran y Santa Cruz fue la única sección del país donde los rebeldes tuvieron algún éxito.45

Entonces, si los servicios de inteligencia habían descubierto los preparativos del alzamiento con suficiente antelación como para aplastarlo antes del estallido en varios lugares del país, ¿por qué no se hizo lo mismo en Santa Cruz?

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p.272 y 273

29: La revolución de 1959 en su contexto histórico

Con el apoyo del gobierno central, la policía nacional y las Fuerzas Armadas, Zambrana impuso el cumplimiento del estado de sitio, dictando un auto de buen gobierno que prohibía las rondas nocturnas de la milicia unionista y devolvía la función de garantizar el orden público a las instituciones encargadas para esa función por mandato de la Constitución Política del Estado. La Unión Juvenil Cruceñista no acató el auto de buen gobierno y el enfrentamiento se hizo previsible.

Los detalles de la escalada de violencia fueron descritos para la Embajada de Estados Unidos por el padre Thomas Foley, de la congregación Maryknoll, y enviada al Departamento de Estado en Washington por el nuevo embajador, Carl W. Strom, el 1 de julio de 1959.14 Al estudiar la crónica de esa subversión, se hace tan evidente el cogobierno entre el MNR y el Departamento de Estado que incluso la forma en que operaban constituye una curiosidad.

(…) En franca desobediencia, la Unión Juvenil salió a hacer su patrullaje habitual y un Jeep cargado de jóvenes armados sorprendió a unos policías que estaban durmiendo en la plaza principal. Los policías dispararon, presumiblemente al aire para detenerlos ya que no hirieron a nadie. Los unionistas respondieron disparando al cuerpo y la chispa de la violencia se encendió al caer tres policías: uno muerto y dos heridos. La consecuente operación represiva del gobierno nacional era inminente y esta vez no estaba involucrado FSB para adjudicarle la culpabilidad.

(…) La orden se ejecutó y fue así que los vehículos del gobierno de los Estados Unidos fueron ametrallados desde el aire por los AT6, aviones de la Segunda Guerra Mundial, también donados por Estados Unidos. Los jeeps estaban estacionados en las inmediaciones del ingenio azucarero La Bélgica, al cual Estados Unidos también favorecía no sólo con créditos blandos, sino además con la compra de grandes cantidades de azúcar.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p. 297, 298  y 299

29: El embajador de Estados Unidos defiende a la oligarquía contrarrevolucionaria

El siguiente punto de la conversación es aún más revelador y contiene elementos anecdóticos dignos de una tragicomedia. Los dueños de los dos ingenios azucareros privados eran las familias Gasser, de La Bélgica, y Gutiérrez, de San Aurelio. El poder económico que tenían los hacía influyentes en Santa Cruz. Tan influyentes que, por un lado, recibían millonarios créditos de Estados Unidos para la modernización de sus ingenios, por otro lado tenían cuotas de exportación a Estados Unidos, se daban el lujo de no pagar sus amortizaciones, y encima promovían la insurgencia del Comité pro Santa Cruz contra un gobierno también apoyado por Estados Unidos. Hay un caso anecdótico que ilustra esta extraña contradicción. El dueño de San Aurelio era el legendario Don Ramón Darío Gutiérrez, quien se había comprado, con la asistencia estadounidense, un tractor muy grande y poderoso para usarlo en su ingenio. En esa época, la ciudad de Santa Cruz no tenía un tractor para arreglar sus calles arenosas en tiempo seco y fangosas en tiempo de lluvia. El hecho es que el gobierno al enterarse de que los dos magnates azucareros estaban involucrados con la insurgencia les perdió el respeto y en esas circunstancias el Ejército le decomisó el tractor al intocable Don Ramón para poder arreglar las calles de la ciudad. Por el gran interés que tenía Estados Unidos en todos los proyectos bolivianos, ese incidente del tractor se convirtió en otro de los curiosos temas que tuvieron que ser resueltos a nivel diplomático. El reclamo del embajador Strom se centró en la función que estaba cumpliendo el tractor, la cual era arreglar las calles de la ciudad, en lugar de la función agrícola para la cual se le había concedido el préstamo a Don Ramón. Una vez más, Estados Unidos defendía con intransigencia la producción de un individuo, antes que considerar siquiera el bien común. Una vez más, la respuesta del canciller Andrade también fue digna de figurar en la historia.

Gutiérrez tendrá que salir del país y el problema tendrá que ser resuelto por alguien que actúe en su representación.27

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p. 303 y 304

30: Suspendo el crédito para el aeropuerto de El Alto, si molestas a mis oligarcas.    

En sus partes sobresalientes el memorándum establecía lo siguiente:

Estoy un poco preocupado con la insinuación del embajador Strom de que el préstamo del DLF (Fondo de Préstamos para el Desarrollo, por sus siglas en inglés)  para  El Alto podría ser detenido si algún problema surgiera con los pagos del préstamo del DLF al Ingenio Azucarero La Bélgica. La respuesta del ministro de relaciones exteriores, Andrade, es comprensible en estas circunstancias, ya que el dueño de La Bélgica fue arrestado en conexión con la rebelión de Santa Cruz, pero fue luego liberado. Entonces, en efecto, el embajador parece haber amenazado el posible retiro del préstamo al gobierno, por los intereses de una persona envuelta en la situación política de Bolivia y que resulta ser también deudor de los Estados Unidos.28

Luego, el memorándum reconoce como apropiado que el embajador presione al gobierno boliviano para que mejore su actuación ya que eso se le había instruido antes de su partida, pero reconoce que quizá él estaba exagerando. Curiosamente, el memorándum no critica el exceso de presión sino la forma personal en la cual el embajador lo estaba haciendo.

ZAMBRANA Juan Carlos: DESTRUCCIÓN DE NACIONES Tomo 1, p. 304

 

Tomo 2 (1960 -2016)

 

Índice

1 Restauración de los cuadros dictatoriales…………………………………….9

2 Operación para consolidar la nación contrarrevolucionaria…………63

3 Más mecanismos de sometimiento…………………………………………..105

4 El destape de la nación contrarrevolucionaria…………………………..129

5 La derrota de la nación contrarrevolucionaria…………………………..215

6 Lecciones de la historia…………………………………………………………..273

Cómprelos en Amazon